El Escorpión, de Desberg y Marini.

Viajes y aventuras de regusto místico en la segunda mitad del siglo XVIII.
Un pícaro buscador de reliquias religiosas se ve envuelto en una trama en la que se mezcla una intriga vaticana para mantener el poder de la Iglesia por parte de una sociedad informal constituida por unas ancestrales familias cuya única finalidad es perpetuarse en los puestos dirigentes de la sociedad del occidente con la búsqueda de los orígenes de la religión católica como la conocemos y la causa de la muerte de su madre.
Ahí es nada…
Si a esto le sumamos un dibujo exquisito (aunque Marini tiene la manía de que todos sus personajes principales sean Sean Connery en diferentes momentos de su carrera –mirad La Estrella del Desierto, por ejemplo-), una documentación tanto visual como de datos y efemérides bastante completa y una narrativa aceptable tenemos una colección la mar de recomendable.

Después de haber leído el sexto volumen, en francés, claro, que todavía no está editado en España, vemos que las subtramas, los aliados y adversarios secundarios van apareciendo y desapareciendo como el Guadiana, que la presencia en Tierra Santa es circunstancial y un poco forzada (quizá para el lucimiento gráfico del dibujante) y que se limita, argumentalmente, a reforzar la sensación de falsas apariencias, de mentiras y de engaños que durante toda la serie nos ha estado introduciendo Desberg. No se sabe muy bien si es por su propia naturaleza o por el influjo de las ciudades en la que se mueven que los personajes actúan como actúan.
En definitiva, la sensación que me queda después de esta última entrega es que la historia poco más da de sí. Se está convirtiendo en una mezcla entre Indiana Jones, el Capitán Trueno, el Código Da Vinci y Marco, el de “mi mono Amedio y yo” (pues la obsesión de Armando Catalano con su madre es digna de psiquiátra). Con un Húsar cada vez más puesto en su papel de Goliat (aunque un Goliat un poco calzonazos) y unas mujeres fatales dignas de P’Gell y Silk Satin, la melange Desberguiana a veces llega a ser demasiado previsible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s