Sobre la compulsividad y otras minucias

Esta mañana me he acercado a mi tienda habitual a conseguir mi dosis tebeística semanal.

Curioseando entre doscientas publicaciones manga, he encontrado que Planeta deAgostini ha empezado a publicar “Y, el último hombre”, serie a la que estoy bastante enganchado “de prestado” gracias a la gentileza de una amiga con la que comparto mi afición por el arte secuencial y otras formas de arte.

A Planeta le tengo que agradecer muchos de mis descubrimientos comiqueros de los últimos tiempos: un Adolf de Tezuka que me encantó, un Maus maravilloso que me pude comprar por muy poquito dinero, tebeos de consumo rápido de Marvel a un precio asequible…

Creo que fue Álvaro Pons en las anteriores jornadas del cómic de Alicante, Unicomic, quien comentaba que Planeta puede tener esta política de precios (calidad digna y precios asequibles por norma general) gracias a los otros productos que comercializa, sobre todo los fascículos que aparecen en septiembre en todos los kioskos.

Sea como sea, últimamente, se dedican a relanzar series de Vértigo, formato de 48 páginas a 3’50€ que permiten de una manera desahogada retomar series que merecen mucho, mucho la pena: Hellblazer, Los libros de la magia, 100 balas, Sandman y, ahora, Y el último hombre.

Claro, 3’50 € mensuales son asequibles para cualquier bolsillo pero, ¿qué pasa cuando tooooodo lo que publican te apetece comprártelo y leértelo?

En mi caso, ahora mismo sigo Los libros de la magia, Sandman, Hellblazer y, a partir de este mes, Y el último hombre. Si lo sumamos al coleccionable de XMen semanal de Panini (debilidades que tiene uno…), a un par de series que voy siguiendo de aquella manera y a lo que cae “de regalo” cada vez que piso Ateneo, hace una suma bastante considerable al mes.

Me comentaba esta amiga que estaba muy bien poder elegir entre tantísimas cosas que te apetece leer…

Depende de la compulsividad de las aficiones, muchacha, depende de la compulsividad…


Imagen captada en la puerta de Ateneo.

Anuncios

Un pensamiento en “Sobre la compulsividad y otras minucias

  1. Joer, aquí uno que se identifica con su problema :-(

    Pero qué problema más placentero, ¿no? Antes eso que perder el interés por estas pequeñas cosas, maravillosas y gilipollescas a la par. :-)

    Un abrazo, mister.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s