La nueva dirección de IU: la revolución es cosa de hombres

He seguido con atención el proceso de “refundación de IU” (que decían algunos amigos que militan en este partido/coalición/conglomerado político). Proceso que coincidía en el tiempo con los procesos que, desde el PSPV-PSOE, nos conducían a renovar la dirección política con nuevas ideas, nuevas políticas y nuevos criterios.

Me parecía que desde la izquierda que representamos PSOE e IU podíamos dar una lección de democracia interna y de responsabilidad política a todos aquellos medios y partidos de la derecha que ven la paja en el ojo ajeno y, sobre todo, a todos aquellos ciudadanos y ciudadanas que son, gracias al proceso de desideologización llevado a cabo en los 80 y 90, reticentes y desconfiados ante las formaciones políticas y su conducta con la sociedad. Pensaba que era un momento muy importante para demostrar a la sociedad que éramos formaciones modernas, que nos creíamos los avances sociales que desde el Gobierno de Zapatero se habían ido implementando en los últimos 5 años y que de este proceso saldríamos reforzados, consiguiendo arañar puntos no ya a la derecha, sino a la abstención que tradicionalmente nos hace llegar casi al empate técnico con las formaciones conservadoras y tradicionalistas.

Me equivoqué en parte.

Mientras que en el PSPV-PSOE se ha apostado por la juventud, la igualdad y la renovación de prácticas políticas (como se puede ver, por ejemplo en las ejecutivas de País Valencià, de provincia de Alicante o en la agrupación socialista de Sant Joan), en la dirección federal de IU se ha apostado, no ya por el continuismo, sino por la regresión. La elección de Cayo Lara, de la línea dura del PCE, no es intrínsecamente mala a priori, puesto que el PCE representa un porcentaje importante dentro de IU, pero contrasta radicalmente con la elección de Jorge Alarte como Secretario General del PSOE. Por varias razones:

– la primera, por edad. Jorge treintañero, Cayo cincuentón. Que Cayo sea cincuentón no es malo de por si, pero resulta significativo que tanto él como su ejecutiva sea de gente correspondiente a una generación que en el PSOE ya ha dejado paso a la siguiente, puesto que si hacemos un análisis, la susodicha está compuesta por personas que tienen ya un recorrido que no se cuenta en años, sino en sexenios. Aguilar, Nuet, Meyer etc… son políticos que, en mi modesta opinión, tienen más pasado que futuro en lo que a política activa se refiere, y no se visualiza de ningún modo la “regeneración” que pedían las bases en su IX Asamblea. Una oportunidad perdida para IU que el PSPV no dejó escapar, eligiendo a un joven como Secretario General e incluyendo a personas tan jóvenes como Clara Tirado, Jorge Rodríguez, Carlos Fernández o María Marí (todos ellos menores de 30 años).

– la segunda, por cuestiones de igualdad. La composición de la ejecutiva federal de IU es claramente ilegal, puesto que vulnera las disposiciones de la Ley de Igualdad, mientras que la del PSPV es estrictamente paritaria. Aquí habrá gente que diga que se tiene que elegir en función de la capacidad de cada uno/a y todo éso. Estando de acuerdo en la teoría, no lo estoy en la práctica. Si vivieramos en una sociedad justa, igualitaria y madura, suscribiría la afirmación, pero si milito en un partido de izquierda es porque esas condiciones no se dan todavía. Las cuotas o porcentajes en los puestos de dirección son necesarias en la sociedad en estos momentos, puesto que reconocen desigualdades y sirven para concienciar al conjunto de los ciudadanos y ciudadanas. Dentro de unos años, cuando sea completamente normal ver a una persona de género femenino en un puesto de dirección, la Ley de Igualdad se quedará tan obsoleta como aquellas leyes de EEUU que prohíben ordeñar a vacas a partir de las 12 de la noche (algo que en su momento sería necesario regular, pero que ahora suena ridículo). Algo parecido a las disposiciones acerca del matrimonio homosexual, vamos.

– la tercera, por proceso. En el PSPV hemos vivido unos procesos tanto de País, como provincial como local en los que ha habido varias sensibilidades que querían que su proyecto fuera el respaldado por la mayoría de los militantes. En IU también pero, mientras que en el PSPV se fue negociando en base a programa político con determinadas corrientes hasta llegar a un acuerdo que hizo que solo hubiera 2 candidatos (algo que hacía que el proceso se pudiera concluir en el momento de la Asamblea), las pequeñas diferencias de criterio entre las corrientes de IU hizo imposible ningún acuerdo antes de llegar a la Asamblea y, con un ejército bien aleccionado por cada una de las partes, se llegó a una votación con 5 candidaturas, ninguna de las cuales consiguió el número suficiente de delegados como para conseguir la mayoría. Esto dejó inconclusa la IX Asamblea, que parece que ha finalizado ahora con la elección de Cayo Lara con un exiguo 55% después de incluir en la dirección política a todas y cada una de las corrientes que confluyeron en la Asamblea. Victoria pírrica del PCE que le hará muy difícil dirigir sin problemas internos, lo que afectará, a mi entender, a la trayectoria electoral y transformadora de la formación.

– por último, por discurso. Mientras que en el PSPV-PSOE hablamos de la cercanía al ciudadano, de “ganar la calle”, de “ganar el futuro”, el discurso de IU es de “dureza ideológica”. En este sentido, y con bastantes diferencias de criterio en lo que se refiere al análisis que Don Ricardo hace del PSOE, suscribo sus palabras cuando dice:

A la izquierda en general, y a Izquierda Unida en especial, nos une la política y nos separa la ideología. Estamos de acuerdo en propuestas generales, en proyectos estratégicos, en propuestas concretas y en programas de actuación, pero nos descalificamos por nuestras posiciones ideológicas cuando no por simples prejuicios ideológicos.

Esta es la hoguera en la que se queman todas las buenas intenciones de IU, que muchas veces por prejuicios ideológicos, por preservar una ortodoxia inaplicable, ralentizan los avances sociales y entorpecen los procesos de consecución de derechos y libertades civiles porque “no llegan a las expectativas”. Y ese discurso, que el PSOE en este proceso ha sabido cambiar de unas posiciones tibias de centro-izquierda a un progresismo transformador y ciudadano claro, IU lo va a mantener, dando pie a que el ciudadano/elector piense que votando a IU se hace un favor a la derecha, quedándose en su casa o yendo a la playa en vez de ir a votar.

Y la política ha de ser ilusión. Encabronamiento también, que el mundo no es perfecto y estamos aquí para cambiarlo, pero sobre todo ilusión y metas claras a largo plazo.


Anuncios

2 pensamientos en “La nueva dirección de IU: la revolución es cosa de hombres

  1. Hola Jaime, me vas a permitir que te algunas puntualizaciones aunque el post sea ya antiguo. Con los dos primeros puntos estoy de acuerdo, con algunos matices (habría que comparar con la ejecutiva a nivel Federal del PSOE y no con el PSPV, en todo caso). Sin embargo, en la tercera cuestión disparas pero no aciertas. Lo digo por que ante la misma situación yo podría decir “frente a la pluralidad de IU, en la que se puede presentar todo el mundo, y todo el mundo puede elegir la opción que más le plazca en la asamblea, en el PSOE todo se resuelve en los pasillos con pactos de “caballeros”: tu me das la secretaría de tal y yo te doy mi apoyo, yo te doy la liberación en diputación y no presento lista, etc.” ¿Porque tu versión va a ser más creible que la mía? Sobre todo cuando sabes que en el PSOE sucede eso y en tu partido no se puede presentar cualquiera (ver estautos del PSOE). El exiguo 55%: en primer lugar prefiero un 55% en el CPF y que luego los compañeros arrimen el hombro (todos) que un 90% cautivo. (NOTA: Por cierto, ¿no salió elegido Jorge Alarte con tan solo el 51’36% del respaldo de los delegados?) Por otra parte, tienes que saber que Gaspar Llamazares salió elegido en su última asamblea con el 49% de los apoyos frente al 51% de apoyos de Enrique Santiago.
    Cercanía al ciudadano: ya se ve apoyando macroproyectos como la formula 1 y la Volvo Ocean Race (con financiación del gobierno central), que como todo el mundo sabe son mucho más útiles a los currantes que, por ejemplo, la renta básica (que si podría dar el gobierno).
    Dureza ideológica: este es el debate de siempre con los fans del postmodernismo, ¿es lo mismo subir los impuestos a los currantes y bajarselos a los ricos que subirselos a los ricos y bajarselos a los pobres? Eso es ideología y el PSOE hace lo primero, para ello te invito a que busques datos sobre el sistema fiscal y no tires balones fuera y si confirma lo que digo podrías hacer un poco de presión en tu partido porque eso si es acercarse a la calle.
    El último párrafo es para mear y no echar gota, sin desperdicio, lástima que no lo fundamentes ni des ni un solo ejemplo de lo que quieres decir, de la misma manera que yo podría decir que el PSOE en un invento de SPD que tan solo pretende gestionar el capitalismo en España y que ha tomado medidas de corete liberal desde el día de su legalización hasta hoy mismo como son las ETT’s, la fiscalidad no progresiva, los contratos basura, la desrregulación/flexibilización laborar, la reconversión y sumisión a las instituciones monetarias internacionales, la sumisión a la coalición militar OTAN, etc etc… Anda, pues yo si te he dado argumentos.

    Un saludo

  2. Gracias por tu opinión. Te contestaré en los próximos días en otra entrada, que ahora por cuestiones personales no puedo dedicar la atención que merece tu comentario.

    un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s