La otra cara de la moneda

Hoy el dato del paro asolaba las portadas de los principales medios de comunicación: 3.128.000 parados, casi un millón más que en las mismas fechas del año pasado. Un mal dato, sin duda. Pero no tan malo como, personalmente, esperaba.

Ante un colapso del sistema financiero como el que hemos vivido, el mercado laboral es siempre el más afectado. El dinero es muy cobarde y el empresario se guía por la cobardía del dinero, y cuando pintan bastos, o los beneficios no son tan grandes como a lo que están acostumbrados, empiezan los EREs, las peticiones al Gobierno de flexibilizar aún más el trabajo con un despido más barato y, en la mayoría de los casos, aprovechan la ocasión para “hacer limpieza” en sus plantillas, dejando en la calle a aquellos trabajadores que, por sus derechos adquiridos con años de dedicación a la empresa, han llegado a tener un estátus laboral aceptable.

Todo ésto ha pasado en el actual escenario. Después del reparto multimillonario de Martinsa-Fadesa, reparto que afectó únicamente a los altos directivos y accionistas, la empresa se declaró en quiebra técnica, dejando en la calle a un alto porcentaje de trabajadores. Después de unos años de increíble bonanza en el sector del automóvil, las multinacionales han aprovechado la excusa de la crisis para cerrar plantas, trasladar la producción a países con mano de obra más barata, o bien conseguir beneficios fiscales forzando a Ayuntamientos, Autonomías y Gobierno Central a ceder en algunos casos a auténticos órdagos a la grande.

La otra cara de la moneda la encontramos en los esfuerzos que se están haciendo desde las Administraciones Públicas para compensar esta situación.

El Gobierno ha puesto en marcha un Plan de Inversiones Públicas de 33.000 millones de euros, el mayor de toda la democracia, con un reparto por municipios en función de la población que será un auténtico revulsivo en la creación de empleo. En Sant Joan, por ejemplo, utilizaremos los 3.700.000 euros en la construcción de nuevos servicios para el ciudadano, como es la construcción de un nuevo Archivo-Biblioteca-Pinacoteca, y en la reforma del Polideportivo.

¿Qué supone esta inversión del Gobierno para el empleo? Pues supone una gran cantidad de puestos de trabajo en un primer momento (2009) en el sector de la construcción, dado que son nuevas instalaciones lo que se va a realizar. Además, supone que el presupuesto para inversión del municipio se puede utilizar en otros proyectos, tanto de construcción, como de rehabilitación, que generarán a su vez muchos más puestos de trabajo, tanto público como privado. Y finalmente supone una apuesta por el empleo público a largo plazo, puesto que las nuevas instalaciones hay que dotarlas de personal para que den servicio. Así, para 2010 se hará necesaria la convocatoria de empleo público para cubrir las nuevas plazas. Toda una apuesta de futuro.

Aparte de este plan, desde el Ayuntamiento estamos trabajando en la consecución de acuerdos con distintas entidades y organismos públicos y privados para la creación inmediata de puestos de trabajo.

El Parque Empresarial contemplado en la nueva propuesta de PGOU es un motor de empleo no sólo para nuestro municipio, sino para la comarca e incluso la provincia. La implantación de grandes empresas en el término municipal, a su vez, asegura unos ingresos fijos al pueblo, con lo que su futuro económico estaría completamente asegurado en el medio y en el largo plazo.

La apertura de viales, la creación de nuevas zonas verdes, la multiplicación del suelo terciario, la creación de dotaciones educativas, sanitarias y deportivas, crea a su vez empleo en el corto y medio plazo, además de dotar al ciudadano de una mayor y mejor calidad de vida. Asímismo, la ampliación de la Universidad Miguel Hernández crea una gran cantidad de empleos tanto directos, dependientes de la propia institución educativa, como indirectos, con proveedores y empresas de servicios que complementan la oferta pública.

En el corto plazo el Ayuntamiento está trabajando actualmente en la implantación de políticas de promoción del empleo y algunas de ellas verán la luz dentro de muy poco tiempo. Son y serán pronto visibles por todos los ciudadanos, habiendo empezado éstas por la dotación altísima que se ha destinado a las subvenciones para la rehabilitación de fachadas del casco histórico, iniciativa que asegura una bolsa de trabajo estable durante los próximos años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s