Corrupción a mansalva

La traca está servida, y acaban de hacer explosión los primeros petardos.

La trama de corrupción que ha destapado el juez Garzón, juez que no es santo de mi devoción porque parece estar más pendiente de las cámaras que de los procedimientos, parece que va a mover los cimientos de todo el Partido Popular en todas y cada una de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos que gestiona (por decir algo).

Alcaldes y ex-alcaldes, concejales y ex-concejales, cargos públicos y ex-cargos públicos y empresarios afines al PP han sido presuntamente descubiertos en una de las mayores redes de nepotismo y corrupción que se conocen en nuestra ya treintañera democracia. Tal imbricación con el Partido Popular tiene esta red de presuntos chorizos que no se ha circunscrito a un solo estamento de este partido (el de las “manos limpias”, ¿recuerdan?), sino que salpica la podredumbre a la Comunidad de Madrid, a diversos ayuntamientos madrileños y, cómo no, a la Comunidad Valenciana.

Los acérrimos defensores de Camps supongo que estarán sudando sangre al comprobar que su amadísimo presidente ha cancelado TODOS los actos que tenía previstos, y que reaparecía hoy en la visita a la nueva desaladora-depuradora de L’Alacantí Sud, para evitar contestar las preguntas de la prensa. Estos acérrimos defensores, que en nuestro pueblo se sitúan muy muy a la derecha del PP, rozando posturas y maneras antidemocráticas, tienen que estar ahora pasándolo muy mal pensando que alguno de los padres, familiares, amigos o conocidos que fueron puestos a dedo para okupar un cargo que no les correspondía por formación y/o experiencia pueda estar implicado en la trama. No os preocupéis, que ya demostró el alcalde de Totana que se podía hacer campaña estando en prisión.

Porque no están saltando solo los casos gordísimos casos de presunto tráfico de influencias, cohecho o evasión de impuestos en paraísos fiscales, sino que también se ha destapado una presunta también cadena de irregularidades urbanísticas en el municipio alicantino de Ibi, donde esos demócratas de pacotilla apartaron a la oposición interna del gobierno municipal. La regidora, con un rebote de proporciones bíblicas, ha sacado las vergüenzas de la alcaldesa y del Campsismo en general mediante la supuesta adjudicación irregular de la urbanización de la partida de L’Alamí.

Porque no queda solo en Madrid la trama de espías que describía el otro día, sino que el espionaje interno del PP parece ser que es generalizado. ¿Qué pasaría si saltara, por ejemplo, alguna información relativa a las mociones de censura que ha apoyado el PP de Camps en Les Marines? ¿Qué pasaría si saltaran a la palestra informaciones que son secretos a voces pero con pruebas aportadas por los propios miembros apartados del PP?

Por fín en el PSOE y en el PSPV nos hemos decidido a llamar a las cosas por su nombre, a hacer oposición y a pedir explicaciones. Jorge Alarte ha estado rápido y conciso, antes de condenar, necesitamos datos, explicaciones, puesto que no es de recibo llamar corrupto a Camps hasta que se demuestre. Mientras tanto le llamaremos presunto corrupto, como lo es Fabra desde hace muchos años y como lo es Alperi (qué curioso, otro campsista), en cuya causa, por fin, se ha personado el PSPV. Todos ellos son presuntos chorizos, aunque, como ya sabréis, presunto, en portugués, es “jamón”.

Seguiremos con atención esta “traca” que tiene pinta de convertirse en tal mascletá que haga saltar por los aires la poca credibilidad que le queda al PP de la Comunidad Valenciana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s