La fiesta terminó

Mientras que determinados ex-cargos del PP proclaman que en su partido “la fiesta no termina nunca”, la realidad se empeña en demostrar que para las prácticas de derroche y enriquecimiento personal de los implicados en la trama de corrupción que pudre la médula del Partido Popular “la fiesta terminó”.

La realidad, esa cabrona que algunos intentan modificar a su gusto de cara a la opinión pública para continuar con sus prácticas poco éticas, demuestra que la realidad económica poco a poco va mejorando, que las garantías sociales y laborales no se han rebajado sino al contrario a pesar de la presión sobre el Gobierno por parte de la derecha y la patronal, que la mayoría de la población está a favor de la nueva legislación del aborto, que el PP empieza a perder intención de voto en un momento que puede considerarse “tranquilo” a nivel electoral y por ello marca una tendencia y no un dato aislado, y que la mayoría de los preguntados creen que Camps mintió a la opinión pública y debe dimitir. Por todo esto, la fiesta terminó:

La realidad, esa rebelde indómita, nos dice también que estamos ante un proceso soterrado de re-ideologización, aunque no en las viejas formas a las que estábamos acostumbrados. El cansancio generalizado de la población ante las prácticas de algunos gestores de los recursos públicos que se dejaron su conducta prosocial y su responsabilidad con los ciudadanos en los bolsillos de otro traje, hacen que cada vez más el ciudadano de a pie esté más informado que nunca de lo que ocurre en su país y que quiera participar de la toma de decisiones, si bien esto no se traduce en un aumento de la afiliación de los partidos políticos significativa, lo que hace pensar que hay que articular otros medios y formas de participación política y cívica que complementen nuestro sistema democrático, representativo y partidista.

Es función del Partido Socialista, como vanguardia de avance y progreso social el sondear, investigar y aplicar las nuevas tendencias de participación tanto presencial como por medio de las nuevas tecnologías, algo que ya se está haciendo mediante planteamientos tan interesantes como el de Jun (Granada) o como la forma de articular la campaña electoral que tuvo el PSOE en las pasadas elecciones europeas.

Y digo complementar, puesto que es necesaria la permanencia y proyección de los partidos políticos para articular esa participación que de origen está “desarticulada” y “descoordinada”. Un objetivo en el que, desde hace más de una década, el PSOE está trabajando incansablemente, cuando como organización nos dimos cuenta de que la manera de hacer política había cambiado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s