Boca Abajo

El Comité Disciplinario de la Consellería de Educación ha sancionado con veinte días de inhabilitación al director del colegio de Monforte del Cid en el que apareció la fotografía del conseller Font de Mora boca abajo, basándose en un reglamento de derechos y deberes del profesor funcionario considerado obsoleto por sindicatos y profesores y que fue aprobado en 1997.

Esta inhabilitación es el último despropósito de una Conselleria que ha capitalizado los titulares de los periódicos durante los últimos años por una serie de actuaciones y negligencias provocadas por unos responsables políticos más preocupados en lanzar cortinas de humo para tapar las vergüenzas del President Camps que en cumplir lo que se espera de una gestión política respetuosa con la comunidad educativa.

Pero hagamos un poco de memoria.

En 1996, tras la aprobación de la LOGSE, desde la Comunidad Valenciana, gobernada desde 1995 por el Partido Popular, se lanza un plan integral para cubrir las necesidades, mucho más amplias, de esta reforma educativa. Este plan integral, denominado Mapa Escolar de Construcciones de la Comunidad Valenciana, se compromete en construir dotaciones suficientes para que la comunidad educativa tenga garantizado el espacio docente necesario para desempeñar su labor de una manera holgada y sin las apreturas y carencias que en ese momento se vivían en los institutos y colegios del País Valenciano.

Después de 8 años de prórrogas y excusas, en los que no se llegan a cubrir las necesidades que existían en 1996, y tras la llegada en 2004 al puesto de Conseller de Alejandro Font de Mora, un licenciado en Medicina, doctor Honoris Causa por la Universidad Complutense de Madrid que traía de inicio muy buenas referencias, se lanzan dos planes casi simultáneamente Milloraescola y Creaescola. Estos dos planes, más ambiciosos todavía que el anterior, estaban pensados para mejorar las instalaciones educativas ya existentes y para construir varios centenares de centros necesarios.

En el año 2010, de los centros previstos todavía 356 están sin construir, lo que hace que más de 18.000 alumnos se vean obligados a recibir clase en barracones. Estos barracones, unos 900 en toda la Comunidad Valenciana, cuestan a las arcas públicas un montante total anual de 7.560.000 €.

Si a todo esto le sumamos que una Generalitat arruinada por la fiesta continua basada en el ladrillo residencial y en los grandes eventos se ha hipotecado tanto que muchas veces no es capaz ni siquiera de proveer de liquidez suficiente a los institutos como para pagar el combustible o electricidad necesarios para la calefacción de las aulas, que la política educativa valenciana va a golpes de efecto (educación para la ciudadanía en inglés, docencia de chino sin cubrir todavía las necesidades de las lenguas oficiales de la Comunidad Valenciana etc…), con unos parámetros de fracaso escolar del 35’9 %, segunda comunidad autónoma en el fracaso escolar temprano etc…, lo extraño no es que pongan la fotografía de Font de Mora cabeza abajo en un instituto, lo extraño es que no lo pongan de cuerpo entero y colgado de los pies en alguna de las visitas que hace inaugurando primeras piedras o proyectos que no se sabe ni cuando empezarán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s