La industria del cáñamo en la provincia de Alicante

Cuando hablamos de “cáñamo” nos viene a la mente la imagen de Cheech y Chong pasadísimos en aquellas malas películas de los 70-80, Bob Marley o aquel viaje a Amsterdamm en el que nos atropelló una bicicleta después de pasar una tarde en el Coffee Shop.

Sin embargo, en la provincia de Alicante, el cáñamo fue una de las actividades agroindustriales más importantes. En la Vega Baja, especialmente en los municipios que riega el Segura, tras la Guerra Civil y con el contexto internacional de una Guerra Mundial y un bloqueo que impedía la importación de otras materias textiles (yute, palma etc…), la industria volvió los ojos a un cultivo tradicional de estas tierras.

Tan importante era el suministro de esta materia prima que, en los años 1940-1941, se creó el Asesoría Técnica del Cáñamo y se reguló su uso mediante una tasa, quedando su cultivo, suministro y venta totalmente regulado por el Estado.

Hasta los años 60, en los que la industria textil se pasó casi por completo a los derivados del petróleo, este sector de actividad fue capital en la comarca de la Vega Baja (pero no sólo allí, pues había manufactura de hilado, mecanizado y trenzado, por ejemplo, en localidades como Villajoyosa, El Campello, Elche o Crevillente), generando una gran cantidad de puestos de trabajo y siendo una fuente de riqueza muy importante. Si quieres más información sobre la historia del Cannabis en la Vega Baja, esta antigua página tiene mucha más información.

Aunque, como he dicho, la imagen que tiene el Cannabis Sativa es la del porrero/a que pasa de todo y se ha quedado medio lelo, desde hace unos años, algunos sectores de la industria europea se han vuelto a interesar por el cultivo, transformación y comercialización del cáñamo.

En Francia, mayor productor actual de esta planta, con más de 12.000 hectáreas cultivadas, se está utilizando mucho como aislante en la construcción, dado que, cuando se seca, la fibra de cáñamo pesa muy poco y su durabilidad y fiabilidad es muy ámplia. Además, se puede comercializar en forma de papel, tela, aceite, comestible (semillas), pienso… Hasta 25.000 productos asociados se pueden extraer de esta planta.

Bloques de cáñamo prensado utilizados para la construcción. Fuente: http://www.mimbrea.com

También en España se está empezando a trabajar esta planta, sobre todo en Granada y en Alicante.

Uno de los grandes problemas que tenía este cultivo era el elevado coste que suponía la siega y manufactura manual del cáñamo. En los últimos años se han ido realizando diferentes estudios en los que, basándose en documentos gráficos, primero se fueron recuperando los utensilios tradicionales de transformación y, posteriormente, se ha ido innovando y aplicando modernas técnicas agrícolas e industriales a la siega y mecanización industrial de la materia prima. Hay que reconocer que el trabajo de la UMH y ASAJA es francamente meritorio en este sentido.

Os dejo unos cuantos enlaces por si queréis profundizar más:

Agroecología del cáñamo, de Xaquín Acosta.

Los agricultores se plantean volver al cáñamo, noticia INFORMACIÓN (29/7/2011)

Una empresa mixta buscará la rentabilidad del cáñamo local, noticia LA VERDAD (27/7/2012)

Otro paso más para volver al cáñamo, noticia LA VERDAD (6/11/2012)

Tres jóvenes emprendedores impulsan un cultivo experimental de cáñamo en Almoradí, noticia INFORMACIÓN (26/9/2013)

Proyecto de recuperación de fábrica de cáñamo tradicional, noticia INFORMACIÓN (2/1/2014)

En definitiva, la recuperación de un cultivo tradicional abandonado en pos de productos de menor coste y menor calidad es un proyecto interesante y que puede resultar una buena tabla de salvación para la castigada economía rural de nuestra provincia.