Expediente Warren: The Conjuring (2013), de James Wan

Si la película sobre casas encantadas que comentaba ayer me gustó bastante, de ésta he de decir que me ha gustado mucho.

Basada en hechos reales, la trama es más simple que el mecanismo de un botijo: familia se muda a casa vieja, empiezan a pasar cosas raras, llaman a alguien para que solucione esos problemas.

Hasta ahí, todo previsible.

Lo que no es previsible es que, a pesar de los medios técnicos de los que se dispone en esta época, los responsables de la producción hayan preferido articular el terror (pues da mucho miedito) a través de la gestión de los tiempos, del sonido de ambiente, de los giros de cámara y de las luces. Sí, por supuesto que hay efectos especiales, pero no son capitales en la realización ni aportan más terror del que dan ciertos recursos que, obviamente, no destriparé aquí.

Pero, como es habitual, aquí tenéis el trailer:

Anuncios

La leyenda de la casa del infierno (1973), de John Hough

Esta película, en la que 4 personas (un medium físico, una medium psíquica, un científico y la mujer de este último) se encierran en una casa sobre la que pesa una maldición, tenía pinta de ser la típica que ves y olvidas. Sin embargo es una película francamente sorprendente.

Con unos efectos especiales de la época (simples, pero muy originales y efectistas) y con una interpretación francamente inesperada, esta película consigue provocar cierta inquietud e incluso, en ocasiones, terror. A pesar de que a estas alturas he tenido la oportunidad de ver un montón de producciones sobre casas encantadas (algunas de infausto recuerdo), las características de ésta la convierten en un circo de tres pistas que haría las delicias de Santiago Vázquez e Íker Jiménez.

Os dejo el trailer para que veáis la pinta que tiene.

Potencialidades y realidades de un municipio (o cómo intentar mejorar el nivel cultural desde el poder político).

Cuando hace 4 años empecé a coordinar el área de cultura, desde el equipo de trabajo y de gobierno hicimos (deformación profesional) un análisis DAFO de la situación cultural del municipio.

Como sabréis, un análisis DAFO es una herramienta de marketing que permite a los gestores potenciar las fortalezas y las oportunidades y subsanar y evitar las debilidades y las amenazas. Mediante esta técnica descubrimos que, como pueblo, teníamos unas carencias (amenazas) derivadas de una concepción “dormitorio” de la ciudad que hacían que la vida cultural del municipio se viera condicionada de tal manera que las actividades culturales eran una parte muy secundaria de la iniciativa municipal (exceptuando grandes eventos como “Sant Joan conta” o el certamen de pintura “Vila de Sant Joan”). También comprendimos que la gran fortaleza de Sant Joan era el gran tejido asociativo del municipio y la gran aceptación que tenían las iniciativas culturales de base, talleres y cursos, que se quedaban cortos por la debilidad de la falta de espacio en gran medida. Mediante la dichosa crisis, comprendimos también que la gran oportunidad que nos brindaba la coyuntura era la posibilidad de recoger programas de promoción económica destinada a los municipios (por ejemplo: el Plan E) para subsanar esa gran carencia.

La primera fase de trabajo consistió en aumentar el número de plazas en los talleres y cursos, realizando (o por lo menos intentando) una gestión eficiente de los espacios de los que en aquel momento disponía el Ayuntamiento y el municipio en general, y haciendo un trabajo transversal en formación en el que se implicaron diversos departamentos como Educación, Juventud, Sanidad, 3ª Edad, Igualdad, Bienestar Social, Comercio, Desarrollo Local, Urbanismo, Participación Ciudadana…, con la finalidad de llegar al máximo número de públicos posibles.

También comenzamos con lo que, en aquel momento, algunos compañeros calificaron como “horror vacui” en la programación cultural, intentando que, ajustados a presupuestos de crisis, no hubiera vacíos ni carencias en la misma. Así, de 2007 a 2009, duplicamos las actividades culturales mediante la utilización de diversos escenarios (parque municipal, casa de cultura, cafetería, plaza José Carreras, Cristo de la Paz etc…), lo que permitió crear una “rutina”, un “hábito” de acercarse por la Casa de Cultura “a ver qué había”. Y siempre (o casi), lo había. Además, ampliamos el número de públicos objetivo, haciendo un gran esfuerzo en la programación infantil y juvenil, en el cine con el Festival con récords de participación de artistas y una Filmoteca muy solvente y regular en su programación, así como en la promoción de las asociaciones culturales y sociales de Sant Joan y comarca.

Paralelamente a esta tarea, se empezaron a crear las herramientas necesarias para generar una comunicación eficiente de las actividades que desde el Ayuntamiento y las diversas asociaciones se generaban. Para ello se lanzan carteles, folletos de mano, se imprimen los carteles y folletos de las diversas asociaciones y se relanza desde las instalaciones municipales la Revista Cultural Lloixa para la difusión de la cultura de Sant Joan.

Una vez creado el ambiente propicio, y aprovechando los distintos programas al alcance y destinando un porcentaje importante del presupuesto municipal, se comienza con un plan de aumento y mejora de las instalaciones culturales, aprovechando al máximo los recursos existentes para la rehabilitación y reconversión en centros socioculturales de Pedro José y El Reloj, incluyendo escenarios al aire libre en proyectos en marcha como la Plaza de L’Ordana, o construyendo nuevos y magníficos espacios para la difusión de la cultura como el nuevo Centro Cultural o el Centro Sociocultural para las personas mayores.

El nuevo Centro Cultural, una apuesta por la cultura de base

Como conclusión podemos afirmar que la situación cultural del municipio es francamente mejor a la de hace cuatro años, con un ramillete de nuevas dotaciones y espacios y con unas asociaciones que han crecido como entidades culturales y que utilizan las instalaciones municipales de una manera habitual y normalizada. Ahora es el momento de empezar a aprovechar el trabajo del Equipo de Gobierno Socialista y, como ciudadanos de Sant Joan, utilizar de manera extensiva e intensiva la gran cantidad de oportunidades culturales que se nos plantean de cara a los próximos años.

Conciertos navideños

Ayer finalizó el ciclo de conciertos navideños que las asociaciones musicales del municipio realizan en el segundo y el tercer fin de semana de diciembre en la Casa de Cultura de Sant Joan.

Orfeón Sant Joan, Sociedad Musical “La Paz” y Orquesta de Pulso y Púa han ofrecido 3 maravillosos conciertos que han tenido novedades muy interesantes para el público en general.

El Orfeón, el pasado sábado día 12, nos deleitó con un puñado de canciones que, ante un patio de butacas repleto, culminaron con dos piezas que coreó el público (más que cantar, ya que éso lo hicieron los componentes del Orfeón, y muy bien, por cierto) en un final muy emotivo acompañados por la guitarra de su director Alberto Alcaraz.

La Sociedad Musical “La Paz” introdujo en el concierto de navidad a una Banda Juvenil que, repleta ya de músicos estudiantes de grado medio, está adquiriendo un nivel muy notable bajo la batuta de César García. Además, el coro para las últimas piezas estuvo compuesto por más de 50 niños alumnos de la Escuela de Música Maestro Climent.

Por último, y en el día de ayer, la Orquesta de Pulso y Púa hizo un concierto conjunto de sus cuatro formaciones: Ensemble Petits, Ensemble Grans, Orquesta de Educandos y Orquesta. Además realizó un homenaje a Macu Terol, que cumplió durante este 2010 25 años como miembro en activo de la Orquesta.

Como curiosidad, tanto la Banda Juvenil como la Orquesta de Pulso y Púa, interpretaron “Se”, el tema de amor de la película Cinema Paradiso, quedando patente la calidad de la composición y de los músicos.

Para los que no pudisteis asistir, y en espera de conseguir algún vídeo de los múltiples padres de alumnos que estaban en la sala ambos días grabando a sus retoños, aquí os dejo con este tema de Ennio Morricone y Dulce Pontes.

Cosmos

Gracias al Diario Público estoy volviendo a ver una de las mejores series de divulgación científica de todos los tiempos: Cosmos, de Carl Sagan. La está ofreciendo junto con su edición de los domingos (la mejor de la semana por sus cuidadísimos reportajes en profundidad de las más diversas temáticas) y se está convirtiendo en un hábito el devorar cada capítulo.

En cada uno de sus DVDs, la serie nos va acercando de una manera didáctica a la historia y a los grandes avances de la ciencia, y nos recuerda lo pequeños que somos y lo relativo de nuestra importancia y peso en el devenir del Universo.

Una serie tan recomendable como actual, a pesar de haber sido grabada en los años 1978 y 1979, precursora de aquellos programas de divulgación científica y técnica que tanto se estilaron en los 80 ( 3, 2, 1 ¡contacto!) y los 90 (El món de’n Beakman)