Expediente Warren: The Conjuring (2013), de James Wan

Si la película sobre casas encantadas que comentaba ayer me gustó bastante, de ésta he de decir que me ha gustado mucho.

Basada en hechos reales, la trama es más simple que el mecanismo de un botijo: familia se muda a casa vieja, empiezan a pasar cosas raras, llaman a alguien para que solucione esos problemas.

Hasta ahí, todo previsible.

Lo que no es previsible es que, a pesar de los medios técnicos de los que se dispone en esta época, los responsables de la producción hayan preferido articular el terror (pues da mucho miedito) a través de la gestión de los tiempos, del sonido de ambiente, de los giros de cámara y de las luces. Sí, por supuesto que hay efectos especiales, pero no son capitales en la realización ni aportan más terror del que dan ciertos recursos que, obviamente, no destriparé aquí.

Pero, como es habitual, aquí tenéis el trailer:

Anuncios

La factura de la luz

Ayer vivimos uno de los momentos más patéticos de lo que lleva el PP de mandato (y ya es decir).

Aunque estamos acostumbrados a que nos mientan sistemáticamente, asistimos a un espectáculo de desmentidos, caras de susto y descalificaciones extemporáneas por parte de los responsables del PP (especialmente de su Community Manager).

Tras oponerse a una más que justa petición de la cámara baja a que se estableciera una moratoria que impidiera cortar la luz a personas en riesgo de exclusión social en pleno invierno, la subida del 2% que impulsó el ministro Soria, sumada a la pantomima de “subasta” para establecer el precio del kW hicieron que el anuncio de una subida del 11% en el conjunto de la factura de la luz incendiara las redes sociales (y lo que no son las redes sociales, porque había que escuchar las conversaciones en el autobús).

Para más INRI, no tuvieron mejor idea que echar balones fuera.

La ineficacia de este gobierno es palmaria. La calidad humana de sus integrantes deficiente. La preparación y ecuanimidad de sus ministros, mínima. Y la población está muy cansada.

Como sociedad hemos aguantado en los últimos dos años todo tipo de atropello. Y mientras que el catalizador en el País Valenciano de una contestación más o menos coordinada ha sido el cierre de RTVV, parece que e España la factura de la luz puede ser la piedra de toque sobre la que se construya una alternativa seria al gobierno del PP.

Que ya toca.

Frases y frases

En Sant Joan se ha realizado una acción por parte del Ayuntamiento enmarcada en el movimiento “acción poética”. Ésta ha consistido en pintar, en diferentes superficies, una serie de frases.

Voy a dejar a un lado la idoneidad o no de las frases escogidas por los participantes de la iniciativa («Con los ojos cerrados y los sueños despiertos» y «Si tiramos la toalla que sea ‘pa’ ducharnos juntos»). El caso es que el Ayuntamiento ha escogido una, para colocar en el lugar más visible de los reservados para la intervención, en el que ha cometido un clamoroso error.

La frase en cuestión es «Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma» y se la atribuyen, erróneamente, a Nelson Mandela. Estos versos son los finales del poema Invictus de William Henry Henley, y dice así:

Más allá de la noche que me cubre,
negra como el abismo insondable,
agradezco a los dioses si existen,
por mi alma inconquistable.
Caído en las garras de la circunstancia
nadie me vio llorar ni pestañear.
Bajo los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.
Más allá de este lugar de ira y llantos,
frecuenta el horror de la sombra,
aun así la amenaza de los años
me encuentra y me encontrará sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el portal,
Cuan cargada de castigos la sentencia,
soy el dueño de mi destino:
soy el capitán de mi alma.

Y es que en los últimos tiempos se ha tomado la mala costumbre de atribuir autorías de frases con fuerte componente ideológico o motivador a personas con buena imagen entre el público en general. Como ejemplo podemos encontrar el “Ladran, luego cabalgamos” (muy rimbombante y usada, pero nunca dicha o escrita por Cervantes en el Quijote), “Primero fueron los judíos…” de Niemöller atribuido a Bertol Brecht (confundido quizá porque los nazis quemaron sus libros, por sus ideas comunistas) o “Los fascistas del futuro se llamarán a sí mismos antifascistas”, que atribuyen a Churchill (político muy muy de derechas, pero que nunca dijo esa frase).

Puestos a jugar al juego de equívocos de atribuir frases que nos cuadran a personajes que nos gusten, personalmente abogaría por crear talleres de frases propias y pensar, después de un estudio de la personalidad y carácter del personaje, a quién podríamos endosarlas.

Os animo a participar en este emocionante juego.

La encuesta del CIS de Julio.

Ayer salió el avance de los resultados de la encuesta realizada durante el mes de julio a casi 2.500 personas en las que se preguntaba sobre la opinión de determinados aspectos de la vida política y social en España.

Dejando aparte algunas cuestiones que ya han sido debatidas hasta la saciedad en Twitter, Facebook, medios de comunicación y blogs acerca de si baja más o baja menos en intención de voto tal o cual partido político, quiero poner de relieve el oscurantismo de la confección de los resultados de dicha encuesta.

Guía de referencia para preparar los datos de las encuestas del CIS.

Cuando he intentado comprender la forma de confeccionar el resultado de “Estimación de voto”, me he encontrado que, mientras que para otros aspectos de la encuesta se utilizan fórmulas estadísticas que el común de los mortales comprende sólo a medias (pero a las que tenemos que dar la verosimilitud necesaria con cierto “salto de fe” estadístico), para la categoría que finaliza la encuesta y que es titular en los medios de comunicación nacionales, la fórmula es como la de la cocacola.

En la propia explicación metodológica se quedan tan a gusto, explicando los datos que leerá todo aquel que lea la prensa y que condicionará de manera necesaria el devenir y actuar de las organizaciones políticas españolas con un lacónico:

la Estimación de Voto no es un indicador comparable al resto de los que se presentan, en la medida en que su método de cálculo nunca se ha hecho público y ha cambiado con los distintos equipos de dirección del CIS.

Esta extraña política de transparencia anula de facto muchas de las preguntas anteriores. De hecho, al preguntar por “intención de voto” y “simpatía”, el CIS suele avisar que se corresponden a datos directos de opinión y que no se puede extrapolar los resultados a las expectativas electorales. Viendo los resultados, podríamos inferir que a los datos de intención de voto y de simpatía se les aplica un coeficiente que varía en función de los resultados de las últimas elecciones (mayor cuanto más votos tuvieron en las anteriores). Esta “ponderación” tendría sentido en un clima de normalidad democrática (en el que mucha gente que dice que va a votar en blanco al final acaba decantándose por un partido u otro), pero creo que es bastante arriesgado utilizar los mismos criterios de medición y análisis de los últimos años para explicar los datos que actualmente arrojan las encuestas. Básicamente porque se están transgrediendo todos los principios democráticos establecidos hasta la fecha, arrasando con el Estado del Bienestar mediante la cobarde técnica del Decreto Ley.

La indignación es un factor de opinión (de los descartables por algunos directores del CIS) que puede ser determinante en los próximos meses.

Análisis del #25M

Durante unos meses hemos observado cómo, desde la derecha que ocupa las rotativas, las redacciones, las comunidades autónomas, los ayuntamientos y hasta el gobierno de España, se orinaban de placer ante la posibilidad de que el último bastión socialista, Andalucía, cayera en manos de la autodenominada “marea azul”.

Hoy, tras la pírrica victoria del PP en Andalucía (comunidad autónoma en la que han perdido varios cientos de miles de votos en tan solo 4 meses) y el claro estancamiento del PP en Asturias (dónde la fuerza más votada, y de largo, ha sido el PSOE), la situación política y mediática ha cambiado.

Esta mañana, desde esas mismas redacciones (en las que estarán pasando la fregona después de tantos meses vertiendo fluidos en los suelos) se está atacando al pueblo andaluz, donde daban por descontada la victoria por mayoría absoluta, culpándolo de las futuras renuncias a las que, presumiblemente, tendrá que hacer frente el españolito de a pie.

Un poco de seriedad y frío análisis les convencería de las verdaderas causas de la debacle pepera de ayer (pues una debacle es no llegar ni a acercarse a los resultados deseados).

  • Por un lado, el PSOE ha sufrido un severo correctivo fruto de la incapacidad de atajar conductas imperdonables a algunos de los cargos designados por el actual o anterior gobierno. Este castigo se ha visto reflejado en la pérdida de la mayoría absoluta.
  • Por otro lado, también el PSOE ha visto recomendada con una buena fidelidad por parte de sus votantes ante unas mejoras muy significativas en materias de cobertura social (Sanidad, Educación y Dependencia), que hacen de Andalucía una comunidad muy a tener en cuenta en materia de gestión del Estado de Bienestar.
  • Por su parte, el PP ha visto cómo el electorado le castigaba de manera significativa por su falta de diálogo, su prepotencia y su actitud paternalista (muy de “señorito andaluz”), escenificada magistralmente por un auténtico torpe en política como es el señor Arenas, convenientemente acompañado por los corifeos mediáticos y correligionarios políticos (como los interesados del CiU) que han atacado a todo colectivo trabajador andaluz. No asistir al debate, además, supuso un insulto a la inteligencia del electorado.
  • La gran vencedora, por último, resulta ser Izquierda Unida, que tiene en sus manos la posibilidad de adquirir responsabilidad de gobierno y tirar del PSOE hacia la izquierda. Esta responsabilidad se ve agigantada por la confusión y el desapego que puede acarrear en sus votantes que repitieran el esperpento de Extremadura y facilitaran el gobierno de la derecha.

Respecto a Asturias, Cascos ha demostrado cómo perder los papeles en el gobierno y cómo una formación personalista puede defraudar al electorado en muy poco tiempo cuando te basas únicamente en el magnetismo de un líder que, como en el caso de Arenas, ha demostrado su torpeza a la hora de encabezar proyectos. Cuando se clarifique, con el voto exterior, la situación, haré un análisis más detallado de la situación.

Así, encontramos ciertas claves que es conveniente recordar tanto a tirios como a troyanos:

  1. El PP tocó techo el 20 de noviembre y a partir de ahora, gracias a su política salvajemente neoliberal en lo económico y ultraconservadora en lo social, corre serios riesgos de rápido hundimiento electoral en próximos comicios.
  2. Arenas es un cadáver político. No le quieren en Andalucía y debería, tras 4 derrotas, retirarse de la vida pública y, no sé, gestionar una finca o dirigir un banco. Que le pida consejo a la Casa de Alba o a su colega Rodrigo.
  3. El PSOE debe virar a la izquierda para recuperar a una bolsa enorme de abstencionistas que le han retirado su apoyo pero no se lo han dado a la derecha. Es un toque de atención o, mejor dicho, una colleja como un piano.
  4. Izquierda Unida debe pensar con la cabeza y no con la tripa y demostrar que todo lo que predica desde la oposición lo puede hacer en el gobierno. Estoy deseando verles con responsabilidad institucional seria.